Close

Actualidad colegial


Atrás

 

Imagen de una clase con niños

El COM Cantabria advierte a los colegiados de que no están obligados a emitir certificados que eximan a los escolares de asistir a clase por posibles contagios

Las ausencias de los alumnos menores solo pueden ser autorizadas por sus tutores legales

La pandemia del Covid-19 y el comienzo del curso escolar van a generar muchas solicitudes de certificados médicos y justificantes que eximan a los alumnos menores a asistir a clases por patologías crónicas y miedo al contagio de SARS-CoV2, por lo que el Colegio de Médicos de Cantabria ha elaborado un documento que enviará a todos sus colegiados analizando la situación.

El COM Cantabria advierte de que los médicos están obligados por Ley a certificar estados de salud en informes clínicos o certificados médicos oficiales, pero no existe tal obligación para proceder a emitir certificados médicos con una finalidad predeterminada, solicitada por el propio paciente, sus padres o su representante legal, por lo que ante la demanda por parte de los padres o tutores de los menores de edad, es preciso saber que la ley no ampara esta petición, y que el médico no está capacitado para hacer justificantes escolares, de asistencia o no a los centros escolares.

El documento también explica que, según la legislación vigente, las ausencias escolares de los menores de edad sólo pueden ser autorizadas o justificadas por sus tutores legales. Los padres, que son quienes ejercen la patria potestad, son los únicos responsables de las acciones, incluso de carácter penal, de sus hijos menores. Por lo tanto, los médicos de Atención Primaria no tienen la responsabilidad de justificar faltas escolares.

Además, el texto informa sobre la legislación en materia de protección de datos que afectan a certificados de salud y termina insistiendo en que “en ningún caso corresponde al médico establecer si el escolar puede o no asistir a su centro escolar, medida que le corresponde a las autoridades educativas y sanitarias”.

 

COMUNICADO