Close

Actualidad


Atrás

 

Especialistas en Cuidados Paliativos defienden su carácter “inclusivo, esencial, compasivo, participativo, efectivo y eficiente”

El encuentro, organizado por la Sociedad Cántabra de Cuidados Paliativos (SOCPAL) y el grupo de investigación de Economía de la Salud de la UC, se celebró en el Colegio de Médicos

Los recursos económicos son limitados y por tanto se hace cada vez más necesaria buscar desde la eficiencia, también como dimension ética, la sostenibilidad del Sistema de Salud. Esta fue una de las conclusiones de la jornada realizada en el Colegio de Médicos por la Sociedad Cántabra de Cuidados Paliativos (SOCPAL) y el grupo de investigación de Economía de la Salud de la UC, con la presencia de la Directora General de Ordenación Sanitaria, María Antonia Mora, para reflexionar sobre el valor clínico, económico y social de las inversiones realizadas en medicina paliativa para que la calidad técnica pueda ser “cuantificable y, a la vez, percibida y valorada por los destinatarios”.

Para Xavier Gómez Batiste, Director del Centro Colaborador de la OMS de Programas Públicos de Cuidados Paliativos los cuidados paliativos han de ser “inclusivos, esenciales, compasivos, participativos, efectivos y eficientes, como generadores de una mejora y experiencia”.

Cantabria fue pionera en la instauración de los Cuidados Paliativos en 1.984 y hace ya más de una década de la puesta en marcha del Programa Integral que, en los últimos cinco años, ha atendido a más de 5.500 nuevos pacientes, recordó la representante de la Subdirección de Asistencia Sanitaria del SCS, Susana Fernández. Desde su punto de vista, se hace imprescindible mejorar en la “evaluación”, así como también reclamó retomar la “máxima implicación de la Atención Primaria, que resulta fundamental como primer paso antes de los Equipos de Atención Paliativa”.

El responsable del Departamento de Economía de la Salud de la UC, David Cantarero insistió en la necesidad de “medir y evaluar, para saber lo que no se está haciendo, sin que la evaluación económica sea el único criterio a tener encuenta”, intentando incorporar, en la mayoría de las ocasiones, la opinion del paciente.

Cantarero, que sigue viendo “notables desigualdades” entre la atención en Cuidados Paliativos en las diferentes Comunidades Autónomas, no encontraba “recetas mágicas”, pero sí lanzó como dato que tan solo se atiende a “poco más de la mitad” de los pacientes que requerirían una atención paliativa.

Como ejemplo en los resultados percibidos y comunicados por los pacientes y para medir el impacto social en las intervenciones se presentó el Proyecto “ProArt” que se desarrolla en el Hospital Santa Clotilde con el impulso de las Fundaciones San Juan de Dios y Venancio Blanco y que, tras recoger las opiniones de pacientes, familiares y profesionales busca la humanización de la Unidad de Cuidados Paliativos a través del arte con talleres formativos y actuaciones que, con posterioridad, serán evaluados, según Elena García del Departamento de Investigación de la Fundación San Juan de Dios, para cuantificar el retorno social de la inversion que ha de suponer, dijo, “una ganancia en calidad de vida, de bienestar emocional, como legado en esa fase final vital”.