Close

Actualidad


Atrás

 

Mujeres que trabajan en Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), sobre todo médicos y enfermeras, es el perfil con más riesgo de agresiones

El Colegio de Médicos de Cantabria analizó la realidad de las agresiones a personal sanitario y lanzó un mensaje para que los profesionales denuncien 

El secretario general del Colegio de Médicos de Cantabria, José Ramón Pallás, lo dejó muy claro:  los datos sobre agresiones en Cantabria y en España sólo son la punta del iceberg de una realidad que denuncian el 22 por ciento de los médicos de la región, y aún así, las denuncias registradas en la entidad colegial han subido un 50 por ciento en los dos últimos años: en el 2018 ha habido 18 agresiones  registradas;   en el 17 hubo 12;  y en el 2016 solo  8.

Un aumento realmente significativo que se agrava si tenemos en cuenta que esta semana se han registrado en España dos agresiones físicas graves a médicos, algo que nunca había ocurrido en un periodo tan breve de tiempo y que va a subir la media nacional de agresiones, que coincide con la media que registra Cantabria.

La alarma ante la situación también la destacó en la charla la presidenta del Colegio de Enfermería de Cantabria, Rocío Cardeñoso, aunque en su entidad colegial aún se denuncian menos agresiones que en la de Médicos y muchas menos de las que ocurren.

Este año solo ha habido 3 denuncias enfermeras, aunque el SCS ha registrado 43 agresiones a estos profesionales.  Cardeñoso resaltó que hay que hacer estudios cualitativos además de cuantitativos; que hay que analizar si es un problema de género, porque las mujeres profesionales sanitarias denuncian mucho menos las agresiones verbales que los hombres; que hay que conseguir que se denuncie más transmitiendo seguridad y cercanía; y que hay que establecer estrategias de prevención.

Pallás también explicó que Cantabria es la segunda Comunidad Autónoma con más incidencia de agresiones notificadas, con un total de 154 agresiones registradas por el SCS el año pasado, un 50 por ciento más que en el anterior; que los más agredidos son los médicos y enfermeros (superan entre ambos el 70 por ciento de las agresiones registradas), y sobre todo  los que trabajan en Atención Primaria y en los Servicios de Urgencias (SUAP), que son los que más consultas tienen; y en cuanto al  género de los agredidos, hay muchas más mujeres que hombres, 84 por ciento frente al 16.

El secretario general del Colegio de Médicos insistió en que “hay que denunciar ante una agresión y comunicar al Colegio la situación porque tiene una asesoría especializada y estamos ante un problema muy grave”, un asunto en el que incidió el asesor jurídico del Colegio de Médicos, Jesús Pellón, que también intervino asegurando que “el punto de inflexión para que podamos conseguir la plenitud de lo que conseguimos es la denuncia”.

En la charla también intervinieron los interlocutores policiales sanitarios, la inspectora de la Policía Nacional, Marta Carbajo, y el teniente coronel de la Guardia Civil, Juan Martínez Ros, que dieron consejos a los asistentes sobre cómo actuar ante una agresión, cómo comunicarse con los pacientes para evitarla, y hasta ofrecieron a los asistentes, con dos agentes especializados, las técnicas de autoprotección y de defensa más indicadas ante agresiones en el ámbito sanitario.

Manifiesto_contra_Agresiones_2019 w

 

PIE DE FOTO. De izquierda a derecha, Juan Martínez Ros, teniente coronel de la Guardia Civil (Interlocutor Policial); Rocío Cardeñoso, presidenta del Colegio de Enfermería de Cantabria; el secretario general del Colegio de Médicos de Cantabria, José Ramón Pallás; Marta Carbajo, inspectora de la Policía Nacional de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana (Interlocutor Policial) y Jesús Pellón Fernández-Fontecha, asesor jurídico del Colegio de Médicos de Cantabria